• reciba nuestra newsletter
  • No ha seleccionado ningún objeto.

Birkin

la bolsa Birkin

Se encontraron, uno junto al otro, un día de 1983, por casualidad, en un vuelo de Air France París-Londres. Ella, Jane Birkin, cantante, actriz, madre de familia numerosa (Kate, seis años; Charlotte, doce; y Lou, nacida el año anterior) acababa de debutar en el cine de autor tras su encuentro con Jacques Doillon. Él, Jean-Louis Dumas, hacía cinco años que había tomado las riendas de la Maison fundada por su bisabuelo. El trayecto era corto, pero, entre estos dos espíritus inquietos, la conversación se hizo amena rápidamente... A Jane Birkin se le escapó de las manos su agenda Hermès y de ella salieron miles de papeles. Su vecino, un caballero, le ayudó a recogerlos. Ella se quejó: ¡ninguna agenda es capaz de albergar todos estos papeles y ningún bolso tiene tantos bolsillos! Él se presentó y se comprometió, al menos, si no conseguía revolucionar sus agendas, a fabricar en sus talleres el bolso de sus sueños. Ella explicaba, él garabateaba y lograron el boceto inicial. Se reunirían en los talleres y los artesanos se encargarían del resto.

Un bolso espacioso, robusto y estable gracias a su fondo plano, elegante tanto abierto como cerrado. Realzando el savoir-faire más emblemático de la Maison: bordes pulidos, costura guarnicionera. ¿Un nombre para este objeto? Ya está. Y, según la misma Jane, en Nueva York, el Birkin se hizo más famoso que ella... La variedad de pieles y de colores, así como la creatividad del Estudio de Creación de la Marroquinería, dieron lugar a una amplia gama de modelos que siguen dando vida a esta historia nacida hace más de 30 años.
Y dado que un Birkin es tan único como valioso, ya que hay que elegir muy bien el suyo, lo debe sentir, ver, tocar y dejarse asesorar por un experto vendedor: este bolso se encuentra a la venta únicamente en nuestras tiendas.